Cuanto más específico seas en la definición de tus productos, más fácil será para ti identificarlos y más sencillo será para tus clientes encontrarlos en tu tienda online.

Por esto, es recomendable que, además de agrupar tus productos por Categorías, lo hagas más específico y asignes subcategorías a cada uno. Veámoslo con un ejemplo.

Supongamos que tienes una tienda de ropa. Dentro de la categoría “pantalones” puedes agregar subcategorías para identificar tus productos rápidamente y sin problemas.
En este ejemplo, el producto pertenece a la categoría “pantalones” y, más en detalle, a las subcategorías “shorts”, “verano”, “hombre”. Así, enlistarás a todos tus productos que sean pantalones shorts, de verano y para hombres bajo esta combinación de categorías:agregarproducto-subcategoriadelproductoY así, puedes hacerlo con los diferentes grupos de productos que tengas en tu tienda. Una vez que los hayas clasificado, comprobarás que es mucho más fácil manejar el stock y que, para tus clientes, será mucho más sencillo encontrar lo que buscan.